Aplicaciones del resorte de tensión

Los resortes de tensión, como lo dice su nombre, son fabricados para crear tensión en los sistemas donde se utilizan, se trata de resortes helicoidales enrollados con alambre y además están envueltos en espirales para lograr crear así la tensión que se requiere. También son conocidos como resortes de extensión.

Estos resortes tienen el objetivo de proporcionar una fuerza prolongada cuando el resorte se separa de la longitud original. También se caracterizan por tener ganchos o espirales finales para ensamblar en su función.

Los resortes de tensión pueden tener diversas aplicaciones en prácticamente cualquier sistema u objeto que requiera una fuerza de extensión, algunos ejemplos de aplicaciones son: palancas de empuje, puerta de mosquiteros, palancas de atracción, caballos de columpio y trampolines.

El resorte en trampolín es un ejemplo claro del efecto que tiene. Para que pueda funcionar correctamente se requieren de muchos resortes para lograr el efecto de rebote, de esta manera cuando una persona salta sobre el trampolín los resortes de tensión se separan y ejercen la fuerza, después el resorte vuelve a su estado original y es cuando se logra crear esa inercia para que la persona vuele en el aire.

Otra aplicación de los resortes de tensión es para usarlos como cinturones, a éstos se les conoce como resortes entrelazables, serpientes o limpiadores de drenaje. Este tipo de resortes se caracteriza por no tener ganchos y tener espirales más apretados para lograr una tensión inicial, de esta manera la longitud larga que tiene le permitirá avanzar por el tubo del desagüe. Para su funcionamiento el resorte se gira para que actúe como un tornillo que se ensarta en la obstrucción y cuando el objeto queda incrustado se va desgarrando para lograr destapar la tubería.

Los resortes de tensión pueden fabricarse a la medida de los requerimientos, pero ¿qué se necesita para diseñar un resorte? A continuación se mencionan los principales pasos para poder fabricar un resorte personalizado.

1.- Ubicar en lugar donde irá el resorte: la información que se debe conocer es si irá alrededor de una varilla o un hoyo, si tiene que caber en un sitio con determinada profundidad, cuál debe ser su longitud máxima libre.

2.- Dónde se usará el resorte: es importante conocer el ambiente donde será colocado el resorte ya que de eso dependerá la elección del material, por ejemplo si se usará en agua salada lo mejor es fabricarlo de acero inoxidable, o quizá se requiere para uso médico y se tengan especificaciones determinadas.

3.- Cuál es el propósito del resorte: se debe fijar el objetivo que tendrá el resorte en el sistema, ya sea para jalar un objeto o quizá para sostener un peso.

4.- Definir el uso de ganchos: existen diferentes tipos de ganchos que se pueden adherir, hay que definir cuál de ellos es el mejor para cumplir su función.

En Rehisa Resortes fabricamos resortes a la medida de su proyecto. Llámenos y diseñaremos el resorte que necesita justo a la medida. Realizamos entregas en todo el país.