En la actualidad, la principal forma de control del virus COVID-19 es el lavado de manos, pues a través de ellas las personas se llevan el virus a los ojos, boca y nariz, que son las vías de ingreso al organismo. En el trabajo, los empleados pasan gran parte de su tiempo realizando actividades como acomodar mercancía, cobrar, dar cambio, entre otras, que provocan que sus manos se ensucien y acumulen bacterias, por lo que es necesario contar con un dispensador de gel antibacterial para facilitar la limpieza.

Los dispensadores de gel antibacterial son soluciones fáciles de implementar en oficinas, negocios, industrias, centros comerciales e incluso en la entrada de edificios o casas, para asegurarse de ingresar con las manos libres de microorganismos nocivos. Con esta pequeña acción, es posible reducir las probabilidades de contagio de enfermedades en entornos de trabajo y familiares.

En Rehisa, fábrica de resortes, además contamos con un dispensador de pedal, que ofrece el beneficio adicional de no necesitar el contacto de la mano para obtener el gel, por lo que su eficacia es aún mayor. Colocarlos en ubicaciones estratégicas le ayudará a aprovechar sus beneficios al máximo, estas son:

  • Puntos de acceso. Hoy en día es obligatorio proporcionar gel antibacterial a los visitantes de lugares públicos: plazas comerciales, supermercados, oficinas, entre otros, por lo que deben colocarse a la entrada del inmueble, lo que ayudará a reducir la cantidad de personas controlando el área. Es importante aclarar que debe haber dispensadores en todos los accesos, ya sea para clientes, empleados y proveedores, para asegurarse de que nadie ingresará con las manos sucias.
  • En los lavabos y afuera de sanitarios. En la zona de los lavabos es importante que haya agua y jabón, sin embargo después de haberse lavado las manos, se recomienda fortalecer la higiene con el uso de gel antibacterial y complementar la desinfección. Esto es especialmente recomendado para el personal encargado de alimentos, manipulación de carne y vegetales crudos, limpieza de baños, cocina, entre otros.
  • Cajas. Hoy en día se sabe que el dinero es portador de bacterias después de haber circulado de mano en mano por infinidad de personas, por ello es importante desinfectar las manos después de haber tocado billetes y monedas.
  • Estacionamiento y valet parking. El personal “de fuera” se enfrenta a la escasez de agua y jabón, y no puede correr a lavarse las manos con frecuencia al baño, pero con un dispensador de gel en su área de trabajo podrán desinfectarse las manos tantas veces como sea necesario.

Nuestro dispensador de pedal para gel antibacterial es fácil de instalar, no estorba y es una solución rentable para proteger a su personal, clientes, e incluso a su familia de la propagación del virus. Contáctenos para más información y cotizaciones, con gusto le atenderemos.