RESORTES REHISA
C o n t a c t a n o s:

telefono 800 221 49 40
763 78 602 47

correo ventas@rehisaresortes.com


Por su versatilidad, el plastisol es uno de los recubrimientos más utilizados en diversas industrias, entre las que se cuentan la de productos médicos, automotriz, la de serigrafía y la de fabricación de juguetes y enseres domésticos.

Este material es compuesto líquido a base de PVC, aditivos y plastificantes, combinación que posee propiedades viscosas y elásticas mientras se encuentra a temperatura ambiente y que, más tarde se incrementan gracias a la aplicación de calor. Posteriormente, al pasar por un proceso de gelación o “curado” la materia líquida se vuelve sólida y apta para su aplicación como recubrimiento superficial en artefactos como mangos de herramientas, cubiertos, conectores eléctricos, resortes y formas de alambre.

Para este propósito, la pieza se sumerge en el líquido caliente hasta donde se desee aplicar el recubrimiento y se procede al curado de la misma. Para lograr un acabado con varias capas de recubrimiento, o conseguir un efecto estético determinado, el procedimiento puede repetirse en dos o más ocasiones.

Las características más comunes de estos recubrimientos cuando se emplean en la industria de fabricación de resortes y formas de alambre son, en líneas generales, las siguientes:

  • Color: los tonos más utilizados por esta industria son el rojo, verde, naranja, azul y negro.
  • Temperatura máxima de almacenamiento: 40 grados centígrados.
  • Temperatura de gelificación: de 85 a 90 grados centígrados.
  • Temperatura de fusión o curado: de 175 a 180 grados centígrados.
  • Excelente resistencia a reactivos ácidos y alcalinos.

Teniendo en cuenta estas características, el procedimiento que se sigue para la aplicación del recubrimiento contempla los siguientes pasos:

  • Limpieza de las piezas: retiro de óxidos, rebabas y desengrasado.
  • Precalentado del compuesto: con duración aproximada de 20 minutos a temperatura de fusión.
  • Inmersión en plastisol: esta parte del proceso es crucial, ya que en función del tiempo que se conserven las piezas dentro del contenedor de inmersión, su temperatura al momento de colocarlas y la masa que posean, será el grosor del recubrimiento. El tiempo de inmersión recomendado es de un minuto.
  • Escurrimiento de las piezas: el tiempo estimado para ello es de 10 minutos.
  • Fusión: en este último paso, las piezas se introducen en el horno de curado en un lapso de entre 40 y 60 minutos dependiendo de sus características.

Si está en busca de este tipo de recubrimiento para sus piezas, en Rehisa Resortes podemos hacerlo. Solicite informes y cotizaciones ¡Somos su mejor opción!