¿Qué es el proceso de niquelado?

Gracias a sus propiedades dúctiles, conductoras de electricidad y ferromagnéticas, así como su resistencia a la oxidación y abrasión ocasionada por diversas sustancias químicas ácidas y básicas, el níquel es uno de los metales más utilizados para el recubrimiento de piezas de acero, latón, cobre y varios otros materiales de este tipo.

Teniendo esto en cuenta, podemos afirmar que el proceso de niquelado es indiscutiblemente uno de los mejores acabados para proteger mulles elásticos o resortes, pues les otorga grandes beneficios que se traducen en una mayor durabilidad y una excelente estética.

¿Cómo se realiza el niquelado?

Por lo general, el niquelado se realiza por medio de electrolisis. Este proceso consiste en un baño electrolítico sumergiendo las piezas a recubrir en una solución líquida de sulfatos, cloruros y otras sustancias que favorecen la humectación, ductilidad, purificación y brillo del acabado final.

El recubrimiento se logra haciendo pasar una carga positiva en los trozos de níquel que se emplearán y una carga negativa en la pieza metálica que se está tratando, los cuales forman un circuito cerrado con la transmisión de la energía que atraviesa por la solución líquida en que están sumergidos.

Con esta reacción, los iones de níquel se fundan en el líquido, de donde son atraídos por las piezas tratadas hasta que quedan completamente cubiertas por este metal, el cual les da distintas apariencias según algunas condiciones específicas de la solución.

QUIZÁS LE INTERESE LEER: DISPENSADOR DE PEDAL PARA GEL ANTIBACTERIAL

 ¿Cuáles son los beneficios del niquelado?

A continuación, enlistamos algunas de las ventajas de dar este acabado a resortes u otras piezas de metal:

  1. Acabado primario para mejor fijación de otros materiales: el niquelado puede funcionar como recubrimiento intermedio para dar otros acabados con baños de diversos metales. El cromado es un excelente ejemplo de esto, pues es una de las combinaciones más usuales que se hacen para dar toques brillantes que aportan una gran estética y durabilidad.
  2. Excelente apariencia: aun sin baños adicionales, el niquelado como acabado final luce terso y homogéneo, por lo que es muy demandado tanto para piezas industriales, como para molduras, manijas y demás elementos decorativos.
  3. Variedad de acabados: dependiendo de los componentes que se añadan a la solución líquida en el proceso de electrolisis, es posible lograr tres diferentes líneas de niquelado, obteniendo acabados mate, brillantes o satinados.

En REHISA le ofrecemos éste y otros servicios para que sus resortes cumplan con las necesidades mecánicas, estéticas y de duración que requiere. Contáctenos para aclarar todas sus dudas al respecto y solicitar una cotización.